RESEÑAS · LAS ESENCIALES · VIDEOCASSETERA · VIDEO NASTIES · CINE CLUB · EL DISCO-TARRO · PODCASTS · ENTREVISTAS · ENSAYOS · VIDEO-DIARIO

EL TARRO · EL AUTOR · EL FACEBOOK · EL YOU TUBE · LOS LINKS

sábado, 15 de junio de 2013

Halloween (1978)



Dirigida por
John Carpenter

- ESENCIAL - 

No es fácil poder describir la experiencia de uno cuando va  al cine y ve este tipo de películas. Me refiero, claro está, al hecho de ver una película que hace 30 años adquiere cierta distinción antes las demás. El enigma, antes de entrar a la sala, es pensar si la película puede lograr lo mismo no solo en uno sino en los demás espectadores. La Noche de Halloween es una de esas películas, que tan famosa como la escena de la ducha en Psicosis, se ha vuelto tan popular y tan icónica que uno se pregunta que su desgaste social puedan afectar la verdadera experiencia que puede otorgar la cinta, entendiendo que la cualidad que ofrece la “novedad” siempre en la vida es algo que pasa y deja de existir con el tiempo. Pero también las novedades son maestras y enseñan, se vuelven icónicas porque se injertan en la consciencia de la historia – gracias al público – y se vuelve parte de algo importante como espectadores a un evento. La Noche de Halloween es todo un evento por supuesto y mientras que películas como Psicosis me parezcan inversiones divertidas, casi como “trucos”, dentro de la filmografía Hitchcockiana, la gran obra de John Carpenter logra madurar y fortalecerse al paso del tiempo.

Es inevitable, y esto son secuelas del tiempo, que el publico borre la consciencia de los subgéneros, que se olvide de los clichés y que ya conozca los “trucos”. Y esa es la buena noticia: La Noche de Halloween sigue siendo una película totalmente fresca a pesar de ser una pequeña película. El espacio es muy limitado, lo que se ve solo se vive a través de las velas, no hay subtramas sosas, todo es directo y conciso. Una noche de terror… autentica. Y es la sencillez de la construcción. Del juego. No hay otro interés. El monstruo ataca, la muchacha corre y se atraviesa con una cantidad de obstáculos. Cuando el monstruo aparece y la muchacha no sabe que el monstruo ha aparecido, el público grita desesperado. Los tres partidarios (El monstruo, la víctima y el publico) hundidos en las sombras no tienen otra escapatoria más que el grito. Es una experiencia inolvidable.

Ahora bien. Las secuelas del tiempo siguen ahí. Nueve secuelas, exactamente, un reencauche por el señor Rob Zombie y, en Estados Unidos, una espectacular manía de maniacos incontrolables por matar adolescentes. Lo interesante del asunto es como se crea una formula como la del Slasher Norteamericano a partir de una obra cuyo objetivo es simplemente el de la experiencia. ¿Cosas del azar? No. El giallo, una influencia bastante prominente, puede ser la culpable a pesar de seguir siendo cosas totalmente diferentes. Lo chistoso del asunto es que el slasher gringo en realidad nace en Canadá, con Bob Clark. Pero Carpenter juega, no crea un thriller ni acoge los rasgos del giallo en donde es vital encontrar la identidad del asesino. Los shocks son solo una bajada de la montaña rusa, La Noche de Halloween es una película de tensiones, de principio a fin y eso es lo que finalmente la hace única.

¿Qué es el tiempo, sin sabiduría? – La Noche de Halloween es un mito del cine; es un mito de la construcción de las propias emociones y de su manipulación, de jugar con el público. Es una gran película y una lección sobre la construcción de la emotividad del ritmo. Puro tempo.  ¿Y la novedad?  La novedad es que el coco es muy vivo y no se deja comer por el tiempo. Es tan vivo y siniestro… como el cine.

Estrenada en Colombia comercialmente el 11 de Octubre de 1979.

No hay comentarios:

Publicar un comentario