RESEÑAS · LAS ESENCIALES · VIDEOCASSETERA · VIDEO NASTIES · CINE CLUB · EL DISCO-TARRO · PODCASTS · ENTREVISTAS · ENSAYOS · VIDEO-DIARIO

EL TARRO · EL AUTOR · EL FACEBOOK · EL YOU TUBE · LOS LINKS

domingo, 18 de agosto de 2013

SCARY MoVie


Malcolm D. Lee
Estados Unidos – 2013

Hay un punto histórico en que la parodia convencional, o mejor dicho, la parodia comercial Estadounidense ya no puede tener el mismo efecto, y en su realización no puede tener un método más creativo para su construcción que el mismo de hace más de diez años cuando el género se definió con una estructura clara- y rentable - con SCARY MOVIE ó incluso mucho menos con el épico impacto de ¿Y DONDE ESTA EL PILOTO?, treinta años antes. Cuando la cultura popular ha sido absorbida de una manera tan obvia y reproducida de una manera mucho peor por medio de diferentes reflejos exagerados que son presentados bajo los mismos dominios y limites de una industria que se parodia así misma (De una manera, como ya dije… simple), el espectador empieza acostumbrarse a este tipo (y este modo) de reflexiones populares y ya no se deja sorprender por el gag. Simplemente ríe cuando se ve obligado a reír cuando la película le recuerda de manera grotesca que es literalmente una parodia. Pero ya no hay sorpresa.

Esto no solo sucede con esta última entrega de la famosa saga de parodias a películas de terror creada por los hermanos Wayans años atrás, sino con la mayoría de parodias hechas en los últimos cinco años por Hollywood y para Hollywood. Y esta entrega, solo es lo que es gracias a las agonías de la misma industria. El proyecto fue tan demorado y la urgencia de la productora en actualizar las referencias son vistas en el filme de una manera tan obvia, que el guión simplemente se dejo absorber por ideas apartadas de re-filmación y re-montaje. La película de manera episódica aún sabe resolver ciertas situaciones y unirse en un momento que otro a un argumento un poco más entendible aunque no necesariamente más entretenido.

Nunca he entendido la necesidad de las bromas escatológicas, cuando son hechas de manera tan desconfiada y como habito de estas películas de Hollywood en que tienen la calidad de una broma de colegio contada a oído pero que en el cine solo se ve “mal”.   Al igual que la necesidad de los estereotipos, las groserías o las bromas sexuales. Cuando se hacen como si fueran bromas contadas por niños aberrados y no por cineastas. Eso no importa y no cuenta aquí porque es tan obvio que eso debe estar por obligación en una película como esta que eso ya es cuenta perdida. Como dije, el espectador se acostumbra entonces a entender la naturaleza de este tipo de comedia yankee como un artificio comercial que no tiene ningún valor cuando no se hace con verdadero espíritu. Pero esto es demasiado general porque aplica no solo para esta película y estamos tratando de hablar de esta película.

Pero eso es lo difícil de la tarea. Porque en sí, SCARY MOVIE (La "V" es para el 5) no se diferencia tanto de sus antecesoras a pesar de que también se pueda decir que es la peor de la saga. Sin embargo hay que anotar que la película por lo menos no es aburrida y cuando no hay ese hueco que provoca cada broma en la que uno se avergüenza porque la sala tampoco se ríe por sentirse en la misma situación, hay dos o tres escenas de slapstick maravillosas, bizarras, en la que verdaderamente la película se siente tranquila por hacer solo locuras en cámara rápida sin ninguna pretensión secundaria.

También debo decirlo, antes de terminar, que hay un gag maravilloso (Quizás el que me gusto de toda la película) en el que se parodia explícitamente el montaje y la dirección de Aronofsky en EL CISNE NEGRO, y lo que me hizo sentir desafortunado porque nadie se río en la sala conmigo cuando sucedió eso. De repente necesitaba unos cocotazos y el slapstick como salvavidas de la película. Y ese es el problema: una parodia puede ser efectiva con los detalles de lo que esta parodiando, pero como ya todo es tan gigante y tan obvio que, por lo menos en Hollywood, puede considerarse un género exiliado, buscando mejores narradores con ideas más interesantes. Es un género que, por esas tierras, solo está en búsqueda de aunque sea una agónica sorpresa.


F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario