RESEÑAS · LAS ESENCIALES · VIDEOCASSETERA · VIDEO NASTIES · CINE CLUB · EL DISCO-TARRO · PODCASTS · ENTREVISTAS · ENSAYOS · VIDEO-DIARIO

EL TARRO · EL AUTOR · EL FACEBOOK · EL YOU TUBE · LOS LINKS

jueves, 16 de enero de 2014

CANNIBAL HOLOCAUST


Dirigida por Ruggero Deodato 
Reparto: Robert Kerman, Francesca Ciardi, Perry Pirkanen, Luca Barbareschi 

Italia, Colombia – 1980 – 95 Minutos 

El cinéfilo tiene que aprender a convivir, a enfrentar y aprender de las películas que detesta. Eso es inevitable. Y es importante, que aún así dando una perspectiva objetiva del tema, nunca se desprenda de su propio punto de vista. El épico gore-verita de Ruggero Deodato fue el responsable de proponer de manera directa la experiencia subjetiva del video casero dándole a la cámara el valor de personaje principal de la narración terrorífica, inspirándose en el variadísimo y algo desagradable subgénero comercial italiano de los mondos. Fue inspirado para realizar una parodia trágica del subgénero y de la misma explotación en la que la película se reproduce. Quizás por eso sea la película de explotación perfecta: enmarañada de un doble sentido utilizando eficazmente con el mayor de los excesos los elementos que supuestamente la película esta criticando. La película tiene una propuesta de lenguaje innovador ejecutado por una intrépida narrativa cinematográfica dividida en dos partes, la ficción consciente en el espectador y la subjetiva como medio realista en su segunda parte, en donde a través de la manipulación, se desarrolla una serie de espectáculo grand-guiñolesco del peor de los burdeles. Sí la película solo viviera del efectismo, la película sería exitosa en su entero. Sin embargo, la película utiliza su misma herramienta original para desarrollar su idea explotativa (Alimentada por el subgénero del mondo y las características básicas del subgénero de caníbales y aventuras) de manera deprimente, dolorosa e inhumana. Es una película hecha con maldad; cualquier experiencia cinematográfica que se jacte de tanta misantropía, aunque valida, la hace inexplorable, inconsumible e inhumana. Y el guionista Gianfranco Clerici desea convencernos tantas veces de la “villanía” de los documentalistas occidentales creados, gritando a los cuatro vientos que quieren ser famosos y de que hacen cualquier cosa para conseguirlo, que su propia vileza es caricaturesca y, dentro del contexto de la película, se reproduce de manera ingenua, como lo hace la obra en su totalidad con todos sus artefactos. 

Llena de seguidores, automáticamente se convirtió en uno de los mitos urbanos más populares del cine de culto y en una de las experiencias más nihilistas de los teatros de explotación y, finalmente, de la videocasetera de barrio. Censurada en muchos países, la película, co-producida y rodada en el Amazonas Colombiano, fue estrenada sin ningún tipo de censura en Bogotá, en 1981. El bellísimo Robert Kerman, quien aparecería en otras dos exitosas películas de caníbales después que intentaran explotar el éxito de este titulo, pasando del bigote a la afeitada y luego a la barba deshilachada es el único personaje atractivo de la película. Debido a la controversia, Kerman decidió convertirse en uno de los mas entrañables actores porno de los 80s. Con las actuaciones de Salvo Vasile, Ricardo Fuentes, Carl Gabriel York y Paolo Paolini. Música de Riz Ortolani, influenciado un poco por tonadas similares ya compuestas para la película de Lucio Fulci, La Angustia del Silencio en 1972. El actor italo-colombiano Salvo Vasile y Lamberto Bava fueron asistentes de dirección. Véase una referencia más temprana a su forma narrativa en el éxito de auto-cine, La Leyenda de Boggy Creek, estrenada en 1972. Eastmancolor. 

Estrenada en Colombia como HOLOCAUSTO CANÍBAL el 12 de Octubre de 1981.
Distribuida en Video en Colombia por Video Presidente, 1988. VHS, BETA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario