RESEÑAS · LAS ESENCIALES · VIDEOCASSETERA · VIDEO NASTIES · CINE CLUB · EL DISCO-TARRO · PODCASTS · ENTREVISTAS · ENSAYOS · VIDEO-DIARIO

EL TARRO · EL AUTOR · EL FACEBOOK · EL YOU TUBE · LOS LINKS

jueves, 16 de enero de 2014

LÉS MISERABLES


Dirigida por Tom Hooper 
Reparto: Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried

USA - 2012 - 158 Minutos  

El musical de Claude - Michel Schönberg, Alain Boublil, Jean-Marc Natekl y Herbert Kretzmer (En su versión en inglés, la más conocida) fue un éxito transformado en culto en los años ochentas; los escenarios más importantes de la escena musical adquirió esta versión trágico - musical de la novela de Victor Hugo. Broadway integro a la obra a su propia iconografía. También integro a ese bello y pequeño símbolo que se convirtió la Cossete pintada por Gustave Brion - de símbolo a icono y de icono a marca registrada. ¿Por qué no decirlo? Cossete es tan importante como el Ché: como símbolo y como marca... la "o" entre las dos variantes también es admitida, cada uno sabrá el valor que le da a las mismas. 

Los amantes del musical sabían que la adaptación del musical en el cine era un acto inevitable, el cual solo es permitido como un experimento arriesgado - un experimento de un artesano con mucho dinero. La música no está intacta - la adaptación musical no es tan buena como podría haberlo sido. Jackman, que no está mal como Jean Valjean, hace lo que hace alguien que no está mal como Jean Valjean y con él eso es todo. Anne Hathaway es espectacular como Fantine; la cámara de Hooper deja de moverse y deja respirar a su actriz, a la música y a la película aunque sea solo un momento: el número I Dreamed a dream es el mejor momento de la película por eso. Inmediatamente esto acaba y se desconecta y conecta y desconecta con una fluidez que agoniza - y ahí es cuando el experimento falla. Solo queda, entre toda este maraña incuajable un Russel Crowe implacable, caballeroso, maduro - casi (si) sensual - como Javert: después de que Fantine muere es el único que logra demostrar alguna sensación humana que no esté limitada por esa sensación encasillada del mismo arquetipo del género. ¿Pero queda la emotividad de la música y su sentimiento de libertad? ¿Se siente vivo Victor Hugo en el cine como en la música? ¿El cine norteamericano sabe a dónde esta redirigiendo el género más autóctono que tienen después del Western? ¿Entienden porque y para qué hacen cine musical? 

Estrenada en Colombia como LOS MISERABLES, el 15 de Febrero del 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario