RESEÑAS · LAS ESENCIALES · VIDEOCASSETERA · VIDEO NASTIES · CINE CLUB · EL DISCO-TARRO · PODCASTS · ENTREVISTAS · ENSAYOS · VIDEO-DIARIO

EL TARRO · EL AUTOR · EL FACEBOOK · EL YOU TUBE · LOS LINKS

sábado, 29 de marzo de 2014

DAMES



Dirigida por Ray Enright y Busby Berkeley 
Reparto: Dick Powell, Joan Blondell, Ruby Keeler, Hugh Herbert 

USA – 1934 – 91 Minutos 

ESENCIAL 

El argumento cómico es un poco soso, pero su poder satírico es de indispensable atención: Una familia conservadora desea la apetitosa herencia de su ultra millonario tío (Hugh Herbert), haciendo lo que sea para conseguirla. La condición es simple… Probar que son lo moralmente aprobados para recibir dicha compensación económica. Pero el padre descubre a una corista (Joan Blondell) en el vagón de su tren quien lo extorsiona por su silencio para que no le quiten su herencia, la hija quiere ser actriz y esta enamorada de su primo compositor. ¡Pero no hay incesto, nos dicen! 

La película tiene una energía juvenil penetrante, especialmente y gracias sobre todo a una frenética, bellísima Joan Blondell que en este caso, casi reemplaza a Keeler como pareja de Dick Powell. Y es que la energía que ambos desprenden en pantalla, planeando como van a conseguir dinero de los moralistas conservadores para montar su espectáculo musical, complementan el equilibrio que necesita la película. En sí, esta solo intenta mostrar una excusa para poder imponer otro espectáculo inmemorable de Busby Berkeley, pero dentro de su argumento inerte, los personajes y su escandalosa bofetada al conservatismo americano, elimina cualquier cosa que etiquete a esta obra como “menor”. Y al final, antes del histriónico climax, vemos tres números musicales de alta estirpe: Todos recuerdan a Ruby Keeler por decenas y decenas en I Only Have Eyes For You (Que Joe Dante la homenajeo en Gremlins 2: The New Batch), número en el que recortes de la cara de Ruby Keeler bailan en todo el escenario. Pero sin duda el más deslumbrante es el numero final Dames, en donde Berkeley impone todo el espacio y la identidad del foco de la cámara para jugar y hacer cine musical. Quizás este sea uno de sus mejores números musicales, el cual describe el porque de su imaginario cinematográfico, irrepetible en otros desempeños escénicos o coreográficos. Con Guy Knibbe, Zasu Pitts y Arthur Vinton. Música de Harry Warren y Al Dubin. Blanco y Negro. 

También conocida como: Música y Mujeres (España), Broadway Show (Alemania)

No hay comentarios:

Publicar un comentario